#CómoSalimosDeEsta

Efecto Pigmalión al revés

Raúl Mendoza Cánepa

Publicado: 2022-02-01

Pigmalión le dio vida a la estatua de la que se había enamorado, pero el "efecto Pigmalión" se refiere a un fenómeno: haz creer a alguien que es el mejor en una actividad y lo será. 

Podríamos decir que la autoconfianza opera como un productor de milagros, con una buena dosis cualquiera es capaz de las más grandes genialidades. Un conserje creyó (era un experimento) que tenía capacidad gerencial única, pues así se lo habían hecho creer dos socios que solo experimentaban con el fenómeno. Dada la oportunidad, el conserje fue un gran gerente temporal en un área menor, pero era tal el brillo que el experimento culminó y el gerente novato fue promovido a un área arriba y así sucesivamente hasta que terminó siendo el gerente general y uno de los socios.

El milagro de hacer creer se puede usar con los niños, pero hay quienes lo usan para desalentar y destruir. Se trata de la mala crítica, el ojo rojo puesto en el trabajo de un operario, el mal juicio a una obra o trabajo. Muchas veces apreciaciones simples y sin sustento, pero que pueden destruir la autoestima. Decirle a alguien que carece de talento, en realidad; o que lo que se le encargó es muy malo. La estrategia benévola de la crítica es reunir todo lo bueno y promover la convicción de que en lo sustantivo hay un talento que se sobrepone a los errores nimios, pero ocurre que los errores nimios adquieren la dimensión de lo que es sustantivo en la obra. 

Díganle a alguien que no es un buen piloto y no lo será. Mas, digo, no lo hagan si de lo que se trata es de mejorar las condiciones del mundo y las capacidades de la gente.  


Escrito por

RAÚL MENDOZA CÁNEPA

Abogado PUCP. Escritor. Columnista en Expreso. Ha sido integrante del staff de la página de Opinión de El Comercio y de El Dominical.


Publicado en