Vio y escuchó lo que otros no

La madre  y el viento

Raúl Mendoza Cánepa

A menudo el sepulcro encierra, sin saberlo, dos corazones en un mismo ataúd.

Alphonse de Lamartine

Publicado: 2021-03-03

No hay pompas en este tiempo de muertos

pero vuelas,

caminas el viento 

      en  un mal tiempo para partir.

Habías ya olvidado el color de los muros,

vieja,

y todos los caminos que llevan a casa.

Los canastos y las flores

se hicieron piedras y cosas.

La palabra, ruido indescifrable.

----------

Yo tengo una manera de llorar

--------

Que la luz sin lindes

la toque y la alcance.

Misericordia, 

padre de los vientos y de los mares

artífice de las palabras,

 envuelve su olvido

y abre sus ojos.

-----------

Yo tengo dos maneras de llorar

-----------

Chisporroteen ahora

relumbren,

tras el azaroso viaje.

Se fue volando raso,

raspando su cuerpo

trazando la arena. 

--------------

Yo tengo hasta tres maneras de llorar

-----------

Que los brazos eternos 

se tiendan

sobre su vuelo de espiga,

sobre sus ojos de agua.

-------------

Abrázala luz,

 en aquella vastedad de tu reino;

 que sea siempre 

     el girasol

que campanea 

  en el infinito,

             como en alguna salida 

como en alguna salida a la una, 

en las pupilas centelleantes

            de aquel niño que fui.


Escrito por

RAÚL MENDOZA CÁNEPA

Abogado graduado en la Pucp, life coach, ha sido periodista del diario El Comercio y es autor de diversos libros de política, literatura..


Publicado en