Vio y escuchó lo que otros no

Promover intelectuales

Raúl Mendoza Cánepa

Publicado: 2020-12-01

Uno de los poemas que más influencia ha ejercido en mi vida es el "Poema de los dones" de Jorge Luis Borges. Es el bibliotecario ciego que en la enorme y principal biblioteca se lamenta de no poder tener acceso a ese descomunal campo de letras. Más, nadie rebaje a lagrima o reproche, Borges fue, con Ricardo Palma en el Perú, esos grandes gestores del conocimiento que millares de páginas nos obsequian. Historias, cosmogonías, cálculos y filosofías, lo que fuera, es el registro de esa sabiduría que los pensadores colocan en los estantes para erigir una pequeña gigante ciudad.

Al leer sobre Palma y luego el paso de González Prada por la Biblioteca Nacional del Perú, no puedo evitar fascinarme en la imaginación de sentarme en sus sillas y pasear por sus estantes y organizar la vida y el conocimiento como un pontífice de los grandes secretos de los hombres.

Asumo que en el futuro, el papel de un director de tamaña biblioteca no debe ser solo el registro y el préstamo de libros sino la promoción de las ideas, buscar a un nuevo García Calderón, a un Víctor Andrés Belaunde, a un José Carlos Mariátegui y otros que constituyen la masa crítica histórica de nuestra nación. Ellos y otros constituyeron la república de las letras y nada obstaría para ahondar en la búsqueda de nuevas creaciones, concursos, proyectos país, visiones ideológicas y, en general, la promoción de la vida intelectual y de los grandes y nuevos intelectuales en nuestro país, especialmente jóvenes, para que esa llamada "Generación del Bicentenario" muestre sus mejores semillas de cara al debate y al futuro.

Así sea.


Escrito por

RAÚL MENDOZA CÁNEPA

Abogado graduado en la Pucp, life coach, ha sido periodista del diario El Comercio y es autor de diversos libros de política, literatura..


Publicado en