sin ciencia no hay futuro

A quién creer

Raúl Mendoza Cánepa

“En tres tiempos se divide la vida: en presente, pasado y futuro. De éstos, el presente es brevísimo; el futuro, dudoso; el pasado, cierto.”

-Séneca

Publicado: 2020-03-28

En un mundo repleto de fuentes de información todo es más confuso. Ayer decían unos que la reina Isabel se contagió del Coronavirus, otros decían que estaba descartado. Unos dicen que todos nos llegaremos a contagiar y otros dicen que el 50%. Sobre el origen del virus que estremece al planeta se dice mucho, tanto que la proporción de la mentira y el chisme se incrementa. Abundan también las profecías y se arremolinan los amigos del terror, esos que exhiben videos aterradores de personas muriendo sin que tengamos certeza de la realidad de lo que vemos.

Todos son expertos epidemiologos hoy y abundan los matemáticos que con sus módelos predicen el desarrollo de la curva del contagio y la muerte. No es que el error informativo, la mentira, la exageración o la paranoia, cuando no la indolencia frente al mal, sean un oficio de las redes sociales, tampoco tenemos garantía de que la prensa informe con veracidad, sea por apuro o ignorancia.

Se desconoce la probabilidad de contagio individual en un mundo de muchos inmunizados, se desconoce si habrá una vacuna, se desconoce por qué hay jóvenes sanos que van a UCI, por lo que más que la información, lo que prevalece es la perplejidad. Un día los chinos tienen el remedio, al siguiente los franceses y luego los estadounidenses y nadie celebra porque parecieran globos que se inflan destinados a reventar. Los predicadores, los pastores, buscan la vacuna en las alturas, pero el mal avanza indetenible o, quizás, no conozcamos aún la verdadera fe.

Crisis de información y certidumbre, o lo que es lo mismo: crisis de fe.


Escrito por

RAÚL MENDOZA CÁNEPA

Abogado graduado en la Pucp, life coach, ha sido periodista del diario El Comercio y es autor de diversos libros de política, literatura..


Publicado en