¡lluvia de millones!

Los políticos jóvenes y sus bases partidarias

Raúl Mendoza Cánepa

La democracia es una forma superior de gobierno, porque se basa en el respeto del hombre como ser nacional.

-John Kennedy

Publicado: 2019-10-31

La tarea es rastrear en los días que vienen los rostros jóvenes o nuevos más prometedores de la política peruana en los partidos con más posibilidad de llegar a ser mayoría en el Congreso 2020-2021. Sondeando y en base a las urgencias de la gente, un joven político que asoma entre varias novedades interesantes, es Gustavo Massa Belaunde (Acción Popular), hijo de Gustavo Massa Gálvez, corajudo líder acciopopulista que lega en su propia sangre una esperanza para el partido donde militó.

Hace unos días publicamos una semblanza de Fernando Belaunde Terry porque el fundador debe ser la huella imperecedera que los jóvenes deben seguir y Acción Popular es uno de los pocos partidos que tiene una historia, una doctrina que hunde en la raíz de la peruanidad y que asume el reto geográfico como una promesa. 

Preguntando, sondeando entre varios, llega una frase que Gustavo Massa Belaunde pronunció en una entrevista: "El Congreso debe llegar a casa", que se precisa en otra frase interesante que escucho para verificar: "El Congreso debe llegar a las bases partidarias, que es la propia casa y la familia". La idea es importante porque implica que un representante parlamentario, un congresista, debe conectarse con sus bases, escucharlas, buscar soluciones con ellas...un gesto que los políticos no suelen tener con "los de abajo"  en sus partidos, un gesto democrático que, incluso, debería convertirse en una práctica política para consolidar un sistema de partidos sustentado en su gente.

Si bien el período congresal que se viene es corto, el compromiso de Massa Belaunde,  es interesante dentro de un contexto en el que los congresistas se suelen desvincular de sus partidos o rodearse de las cúpulas, pero poco o nada lo hacen con sus bases. Fortalecer a los partidos pasa por la realización de esa propuesta, vincular la representación con la gente de base que no suele ser escuchada o vista con la tarea parlamentaria, trasladar las ideas de los que no tienen voz al hemiciclo, llevar sus propuestas al escaño y a la comisión. La democracia se consolida con la presencia de los partidos, pero especialmente con la presencia de las bases y, subsecuentemente con su injerencia en la elaboración de las leyes y en la representación. De alguna manera, romper con lo que Michels llama "la ley de hierro de las oligarquías" es favorecer la actividad y el ánimo de la gente que es base o llano en los partidos, es ese nexo activo lo que convierte a estos en centro de actividad, sacándolos del estado en lo que se llegan a convertir: etiquetas o locales vacíos. Esa es la única manera que los partidos produzcan líderes y Massa Belaunde parece entenderlo así.

Había escuchado sus propuestas sobre los hospitales sin fronteras y la urgencia de los sectores vulnerables, pero en momentos claves como la transición hacia el 2021 suena gratificante lo que el propio Massa Belaunde dice: "Se trata de recuperar esa mística que envolvía al partido en sus inicios, cuando se levantaba para proteger la democracia".  

De eso se trata este corto período.




Escrito por

RAÚL MENDOZA CÁNEPA

Abogado graduado en la Pucp, ha sido periodista del diario El Comercio y es autor de diversos libros de ciencia política, literatura, etc.


Publicado en