la naranja está partida

Una filosofía personal y el streaming

Raúl Mendoza Cánepa

“En la crítica seré valiente, severo y absolutamente justo con amigos y enemigos. Nada cambiará este propósito.”

-Edgar Allan Poe

Publicado: 2019-07-19

¿Quieres ser manipulado? Siéntate cómodamente para ver alguna serie de Netflix o alguna película que promueva valores, resentimientos, conceptos...Quizás una serie te induzca a odiar al cura de tu parroquia o a quemar libros porque hoy las inquisiciones son laicas. Y no que el laicismo esté mal o el cura de tu parroquia sea un beato, simplemente que existen muchos vehículos para formar criterios que podrían no ser los tuyos.

Nada hay que criticarle a una sociedad diversa, mucho sí a la que podría reducir el mundo a una sola visión y que es la visión de una agenda específica. Si bien el streaming representa a la libertad, los contenidos no siempre son inocuos si de transformar conciencias se refiere.

Es importante formar el espíritu crítico de la gente desde las escuelas. La educación es el adiestramiento para pensar, para cuestionar la realidad o para ser filtros de lo que en la adultez nos pretendan inculcar. Nada peor que una sociedad repleta de individuos vacuos, aptos para recibir cualquier contenido y para ser dominados. Curioso que una sociedad educada como la alemana de Hitler padeciera de este mal, de esta languidez que convierte al individuo en pieza de un engranaje malévolo.

Ya no es Hitler o cualquier dictadorzuelo con fúsil en mano, es el streaming, alguna productora, el cable, el Cine o las series modernas, cuyo eje es contagiar, porque las enfermedades modernas se transmiten también y muy fácilmente desde una pantalla luminiscente, cuando no de las portadas de los diarios.

Hace más de cincuenta años fueron las portadas de los diarios las que alimentaron el prejuicio y el odio por un hombre al que luego se condenó a muerte sin investigar, el llamado "Monstruo de Armendariz". Las portadas de los diarios como los noticiarios que juegan a la política pueden "crear criminales" por repetición y hacer del amigo un enemigo que nunca lo será ni lo fue.

Tener una visión, un aparato crítico y una filosofía personal nos hace "ciudadanos", no fáciles marionetas de cualquier oculto interés.


Escrito por

RAÚL MENDOZA CÁNEPA

Abogado graduado en la Pucp, ha sido periodista del diario El Comercio y es autor de diversos libros de ciencia política, literatura, etc.


Publicado en